Nuevos blogs de Santiago de Cuba

Santiago de Cuba tiene nuevos blogs 2en1 y 2paratodos

.

.

viernes, 2 de julio de 2010

Entre flores y primores.




Las plantas son como los niños, nacen, crecen y se desarrollan para inspirarnos, consolarnos y porque no? hasta para preparar para la amistad. Yo soy de las que pienso que son milagros de la primavera, porque generalmente en esta època del año es cuando se muestran con mayor esplendor. Yo por lo menos tengo la dicha desde hace una semana de vivir entre flores y primores.

Y mire si es así, que estas preciosuras embellecen el patio interior de la casa por estos días. Dígame si no tengo razón para estar más que contenta con el regalo de la naturaleza?. Su presencia en casa se la debo a una compañera de estudio de mi hijo aunque desde tiempos inmemoriales las orquídeas han sido de las plantas más admiradas y estimadas por diferentes civilizaciones.

Debido a la belleza y a los altos costos que alcanzan actualmente son cultivadas por particulares e industriales como plantas ornamentales y para la venta de flor cortada, de ahí su gran importancia económica a nivel mundial. En muchos países se encuentran entre las plantas para decorar más apreciadas y se reporta el uso de diversas especies como medicinales, para la extracción de gomas y mucílagos, para hacer adhesivos y aglutinantes y como condimento y aromatizante.

Los chinos, antes de Cristo, cultivaron algunas especies y los griegos también las conocían, pues fue Teofrasto, discípulo de Aristóteles quién le dio el nombre de Orquídeas, orchis=testículo, debido a la forma de sus pseudobulbos. La palabra fue adoptada posteriormente por Dioscórides cuando preparaba su manuscrito sobre plantas medicinales y le atribuía propiedades afrodisíacas. El nombre orchis fue utilizado también por Linneo en su obra Species Plantarum en 1753 para designar un género de orquídeas extratropicales con unas 60 especies conocidas en la actualidad


Muchos estudiosos consideran este amplio grupo de plantas como uno de los más evolucionados dentro del reino vegetal, por su amplia diversidad y distribución planetaria. Las orquídeas forman la familia más amplia de plantas con flor, se estima que existan en el mundo entre 20 y 25 000 especies adaptadas a los más diversos hábitats, desde orquídeas que se desarrollan en piedras, orquídeas subterráneas, las que crecen sobre los árboles, orquídeas de flores tan pequeñas que miden sólo milímetros, hasta enormes plantas con cañas de 3 a 4 metros, que producen decenas de flores por cada planta, y todo esto sin tener en cuenta la gran cantidad de híbridos artificiales. ELas orquídeas están sólo ausentes en la Antártida y en los más áridos desiertos de la tierra.


Los que a lo largo de la historia de la humanidad se han dedicado a estudiar estas plantas reconocen que la "historia oficial" de las orquídeas comenzó por casualidad en 1818, cuando un explorador llamado Swainson, que recolectaba musgos y líquenes en Sudamerica para un horticultor llamado William Cattley, usaba los pseudobulbos y las hojas carnosas de plantas que crecían en la selva amazónica para afianzar los empaques de musgo, sin saber que estaba por excitar la fascinación del mundo por esta generosa familia de plantas. Ya en Inglaterra, los pseudobulbos dieron hermosas flores color lavanda y el horticultor pasó a la posteridad al incorporar su nombre al de una hermosa especie, la Cattleya. Muy poco se ha divulgado que treinta años antes, Don Hipólito Ruiz y José Pavón, botánicos españoles encargados por el rey Carlos III de España, describieron más de 600 orquídeas en el Perú en un viaje exploratorio que tomó 11 años.


En Cuba se han reportado unas 300 orquídeas nativas y en la misma medida en que avanzan los estudios son descubiertas nuevas especies, muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción, por la pérdida de su medio ambiente y la recolección indiscriminada a lo largo de la historia de nuestro país.


En la mayor de Las Antillas aunque las orquídeas están presentes en todas las formaciones vegetales siempre buscan condiciones ambientales adecuadas, así las regiones montañosas son las más ricas en presencia de esta maravilla de la naturaleza, algunas solo se pueden encontrar por encima de 600 a 700 m. Y si hablamos en sentido de riqueza, la zona oriental cubana es la reina, en los complejos montañosos del norte y la Sierra Maestra, y entre estos sitios se destaca la Gran Piedra como un verdadero jardín natural, aunque no es nada despreciable la presencia de orquídeas en las zonas central y occidental de la Isla.


Desde que el mundo reconoció públicamente a las orquídeas hasta la fecha mucho ha llovido y no han dejado de apasionar a mujeres y hombres de diferentes latitudes. Actualmente es la planta con más coleccionistas en el orbe, reunidos en sociedades y clubes.


El archipiélago cubano no es la excepción, y muchas y muchos las cultivan mientras hay quienes las conservan como adorno, que es mi caso. No obstante la Academia de Ciencias de Cuba, a través de la red nacional de Jardines Botánicos educa tanto a coleccionistas como a aficionados y a la población en general, en la conservación de este patrimonio natural que constituyen las orquídeas y por eso auspicia encuentros, talleres y exposiciones para intercambiar y aprender siempre algo acerca de tan bellas y exquisitas flores que hacen la delicia de todas y todos.


Cuando me siento en el patio a deleitarme con las dos orquídeas que en estos días me tienen tan feliz siento que ellas invaden todo el hogar e irradian paz, divinidad, estabilidad absoluta, calma y armonía y no dejan de causar la admiración y la simpatía de quien me visita y las observa. Hoy la amiga de mi hijo anda por Gibara, su tierra natal en la provincia cubana de Holguín y desde aquí le doy las gracias por tan bello regalo, quizás hasta las flores influyeron en lo bien que salieron ambos en la defensa de su trabajo de diploma. No lo cree así?.